• ¿Preguntas? Llámenos: 780-3453 | 224-7867
  • Entel: 99824*0688 | 99818*6986
  • RPM.: 962870520
  • RPC.: 992771779
  • E-mail: gwml56@hotmail.com

Ofrecemos una amplia gama de servicios, incluyendo:

admin

Venta de extintores

Servicio de venta y mantenimiento de extintores en Lima Perú

tablet

Extintores ABC

En que se diferencian de los demás extintores.

plane

Retardante de Fuego

Vendemos líquido anti inflamable para la protección de paredes.

flag

Empresas de extintores

Aspectos importantes para elegir una empresa de extintores.

Retardantes de fuego y clasificación

Desde hace mucho tiempo, se han inventado herramientas con el fin de combatir el fuego y sus devastadores efectos. Desde extintores de pared hasta aparatos más sofisticados como sistema contra incendio y bombas de presión, no todos poseen las mismas características y basan su acción en diferentes mecanismos.

Una de las clasificaciones más amplias que existen en este rubro es la que los divide en dos grupos. Los que ayudan a:

Combatir el fuego de forma activa

Venta de extintores

En el primer grupo encontramos a los clásicos elementos: extintores, bombas de agua, etc. Como su nombre lo indica, estos sirven para combatir directamente las llamas o los inicios del fuego, de tal manera que puedan apagarlo o, en el peor caso, controlarlo para minimizar el daño que pueda causar.

Combatir el fuego de forma pasiva

Venta de extintores

En cambio, en el segundo se encuentran todos los que previenen la acción de las llamas, la retardan o no la dejan tener todo el impacto que podrían tener, pero no mediante una acción directa sino pasiva y previa al origen del incendio. Aquí podemos encontrar a los líquidos fijadores, las alarmas y los retardantes de fuego. Sobre estos últimos es que vamos a hablar a continuación.

¿Qué son los retardantes de fuego?

Los retardantes de fuego son todos aquellos compuestos químicos, tratamientos o pinturas mezclados o en estado puro que se aplican sobre un elemento inflamable para inhibir la combustión o entorpecerla. Dicho de otro modo, son sustancias que se colocan sobre los objetos para que, si estos se encienden (como producto del calor, de una explosión, etc.), la acción del fuego no se produzca, tarde más o solo consuma parcialmente el objeto.

Ahora bien, quedan algunas interrogantes: ¿De qué están hechos estos retardantes? ¿Cuántos tipos hay y en qué casos se aplican? ¿Son realmente efectivos? ¿Dónde se consiguen? Estas son preguntas que intentaremos resolver:

Luego de haber definido a los retardantes de fuego, es necesario indicar que estos variarán dependiendo del tipo de fuego que se desee apagar. Los hay hechos de compuestos químicos, otros son pinturas y en otros casos se trata simplemente de adaptar cierto material para que su aptitud de entrar en combustión disminuya.

Antes de pasar a explicar la forma en que se aplican, se debe entender que los retardantes de fuego tienen como principal objetivo el impedir que el fuego se produzca o que muera inmediatamente después iniciado, a diferencia de otra herramientas que buscan combatir el incendio ya producido. Cuando se produce el incendio, esto quiere decir que el retardante hizo su trabajo (ralentizó el proceso de combustión) o simplemente falló.


¿Cómo se aplica los retardantes?

La forma no es la misma siempre y debe ir en concordancia con dos cosas: el material u objeto y el lugar donde se ubicará este de forma habitual. Estos dos factores influyen mucho a la hora de tomar esta decisión pues la luz solar, la humedad o el polvo juegan un papel muy importante.

Por lo general, el retardante de fuego se aplica como una capa (para ello se lo coloca en estado líquido) que será absorbida por el material y que impedirá que se cree un espacio para el oxígeno, el principal agente en un incendio, por lo que evitará que ante el sobrecalentamiento se genere la llama o la retardará lo suficiente para que se pueda aplicar un método activo de control (como un extintor).


Si bien existen bastantes restricciones gubernamentales sobre el uso de este tipo de sustancias, en el mercado se pueden encontrar básicamente los siguientes:

  • Retardantes inorgánicos: Son una mezcla de hidróxido de magnesio, zinc y estaño que liberan el objeto al que se fija de otras sustancias inflamables y que aumentan la resistencia del objeto en forma superficial.
  • Retardantes de fósforo: La particularidad de este es que cuando el objeto se calienta, el fósforo reacciona formando una capa cristalina que inhibe el proceso de pirolisis. Es decir, aún si el incendio llega a producirse, solo consumirá parte del material.
  • Retardantes halogenados: Este compuesto químico que posee moléculas de cloro y bromo, actúa liberando el gas producido al momento en el que el material se inflama por lo que se disminuye el volumen de llama y ralentiza todo el proceso de combustión.
  • Retardantes Intumescentes: Finalmente estas son los que usan en las plantas de procesamientos y otros medios industriales en donde las estructuras son de acero y otros materiales pesados. En este caso, el compuesto aísla el metal de la acción del fuego, creando una capa de burbujas cuando llega a cierta temperatura.

Con respecto a su efectividad no hay mucho que decir puesto que su utilidad ha sido probada innumerables veces al punto en que su uso se ha convertido en una práctica común incluso en la confección de artículos del hogar. No obstante, estos retardantes deben contar siempre con la aprobación respectiva de los organismos nacionales que se encarguen de avalar su comercialización.

En cuanto a los proveedores, existen muchas compañías nacionales e internacionales que se encargan de abastecer de estos productos. Y dado que en la mayoría de casos, los clientes son industrias, es bastante común que estos se incluyan al momento de vender cierto tipo de materiales como madera, acero, hormigón, etc.

Los retardantes de fuego son pues una solución práctica para aumentar la seguridad, cumplir con los estándares requeridos e incrementar el valor del producto final, siendo no solo asequible sino también funcional.